Huerto ecológico
13 octubre, 2017
Albergues de mascotas en la Costa del Sol
26 octubre, 2017

Plantas que necesitan pocos cuidados

Son relajantes, ayudan a purificar el ambiente, alegran, aromatizan y limpian el ambiente. Estos son solo algunos de los beneficios de tener plantas en casa. Sin embargo, las plantas son seres vivos y requieren de algunos cuidados para seguir ofreciendo su bonito aspecto y, sobre todo, para poder disfrutar de sus beneficios.

No disponer de tiempo o no saber mucho sobre jardinería no son excusas para no disfrutar de los beneficios de tener plantas en casa. Hay plantas que necesitan pocos cuidados y que mantienen su aspecto incluso cuando están muchos días sin ser atendidas o sin recibir luz natural.

Consejos para elegir plantas que necesitan pocos cuidados

Elegir plantas que necesitan pocos cuidados puede parecer sencillo, basta con leer una lista e plantas o acercar en la floristería o vivero más cercano y comprar una planta que necesite pocos cuidados y que tenga un aspecto que resulte atractivo. Sin embargo, no está de más tener en cuenta algunas cosas para elegir las plantas más adecuadas para el ambiente en el que estarán.

Valorar el tiempo del que se dispone

Todas las plantas, incluso las más resistentes, requieren de algunos cuidados y atenciones básicas. Aunque las hay realmente resistentes y que aguantan largos periodos sin agua, sin luz natural y con la misma tierra.

Es conveniente el tiempo que se puede, o se quiere, dedicar a la planta antes de adquirirla, para comprar aquellas que más se ajustarán a la realidad.

Valora qué quieres conseguir con las plantas en casa

Las plantas no son solo una bonita forma de purificar el aire, también pueden ayudar con la decoración o convertirse en las mejores aliadas para eliminar toxinas del ambiente, para mantener alejados a los mosquitos e, incluso, para aromatizar el ambiente.

Elegir las plantas en función de su aportación es una buena forma de acertar y, también de motivarse para prestarles la atención que necesitan, aunque se trate de plantas que necesitan pocos cuidados.

Si has tenido plantas antes, identifica los problemas

Una parte de las personas que buscan plantas con pocos cuidados lo hace por falta de tiempo, pero la mayoría las elige porque ha tenido experiencias anteriores con plantas, y el resultado no fue bueno…

De los errores también se aprende, identificar cuáles fueron los principales problemas ayuda a elegir las plantas más adecuadas. Entre los errores más comunes pueden estar: falta o exceso de riego, colocar en un lugar con luz del Sol directa, colocar en ambientes muy saturados o poco ventilados o no cambiar la tierra cuando lo necesite.

Existen plantas que resisten mejor o peor cada una de estas situaciones por lo que es recomendable elegir aquellas que mejor se adapten a estos “descuidos”.

Emplea elementos para identificar tiempos de riego, cambios

Aun cuando requieran pocos cuidados, o precisamente porque no requieren de mucho riego, es importante llevar un registro de cuándo fue la última vez que se regó o del cambio de tierra.

Existen una pizarras que se pueden colocar en el vaso y que pueden ayudar a tenerlo un poco más claro, los Smartphone también pueden ser de ayuda. Eso sí, mejor evitar post-it o libretas, ya que se corre el riesgo de que se pierdan…

Plantas que necesitan pocos cuidados

Una vez que están claros los requisitos básicos, es el momento de elegir alguna de las plantas que necesitan pocos cuidados o, mejor dicho, cuyos cuidados mejor se adapten a los objetivos y al tiempo de quien se encargará de cuidarlas.

Una de las plantas más comunes es la cinta (Chlorophytum comosum), precisamente, porque es facilísima de cuidar y, además, es luminosa y muy alegre. Una opción acertada casi en cualquier caso. Es una planta de interior a la que le encanta la humedad, por lo que es bueno elegir espacios húmedos o comprometerse a pulverizarla con frecuencia. Le van bien los espacios luminosos, pero resulta ideal para ambientes en sombra o semisombra. No le gusta la luz directa del Sol.

Otro de los clásicos es el jade (Crassula Ovalata), que está recomendada para quienes se inician en la jardinería. Le gustan los espacios luminosos e incluso los jardines o terrazas, eso sí, el jade no es para quienes suelen olvidar las plantas fuera cuando hay heladas, ya que no se lleva bien con ellas. Hay que acordarse de regarla de vez en cuando.

La espada de San Jorge es una planta muy agradecida, ya que requiere de muy pocos cuidados. Regarla de vez en cuando y colocarla en una habitación iluminada, asegurándose de que no le da la luz del Sol es más que suficiente.  Es ideal para el dormitorio, ya que es una de las pocas plantas que, durante la noche convierten el dióxido de carbono en oxígeno.

El potus es otra de las plantas de interior más habituales en los hogares, le gustan los espacios luminosos, pero no le gusta mucho el agua, así que es ideal para quienes disponen de poco tiempo para regar plantas. Por si fuera poco, el poco ayuda a limpiar el ambiente de toxinas, sobre todo, la de los muebles y la pintura.

Elegir plantas que requieren de pocos cuidados no significa renunciar a plantas con flores, por ejemplo, el cactus de Navidad es una alternativa interesante para quienes buscan plantas fáciles de cuidar con flores y, por cierto, hay cactus de Pascua con flores blancas, rojas, rosas, malva… Se lleva bien con los espacios con luz natural, que no sea directa, pero también con ambientes más oscuros. Pulverizarla de vez en cuándo hará que muestre siempre un buen aspecto.

Estas son cinco buenas opciones perder el miedo a la jardinería. Todas ellas son plantas que necesitan pocos cuidados y que, sin embargo, alegrarán y decorarán el ambiente, al tiempo que purifican el aire.