Las plantas de interior más resistentes y decorativas
26 enero, 2018
MEJORES PLANTAS PARA EL INVIERNO
8 febrero, 2018

Lo que todavía no sabías sobre los cactus

Los cactus son plantas muy resistentes y cada vez más populares entre aquellas personas que no quieren renunciar a decorar su casa con vegetación pero que no tienen demasiado tiempo para cuidarla. Los cactus han ganado popularidad a lo largo de los últimos años, no solo entre los más perezosos para prestar cuidados a todo lo que requiere un mínimo de atención, sino también porque resultan un elemento decorativo muy adecuado a cualquier tipo de estilo de hogar.

Se trata de una especie que viene directamente de América, más concretamente del centro de América. Comenzaron a poblar la Tierra hace más de 80 millones de años. Esta planta, que durante tantos años ha sido ubicada solo en los desiertos, tiene peculiaridades muy curiosas que queremos compartir.

Son muy longevos

Los cactus pueden vivir más de 250 años. Sí, dos siglos y medio. Claro, eso depende de la especie y de los cuidados que se le presten. Hay más de 1600 especies y aparecen nuevas cada día, así que no se trata de una media de edad, pero sí que se trata de una planta que te puede sobrevivir.

Necesitan agua

En contra de la cultura popular, el cactus necesita agua. Es cierto que pueden aguantar hasta 2 años sin nada de ella, pero la requiere. Son plantas que se han hecho fuertes en lugares donde reinan condiciones climatológicas adversas: épocas grandes de sequía acompañadas de grandes lluvias (en 48 horas pueden absorber más de 1.000 litros). Por lo tanto, hay que regarlas pocas veces, pero con mucha cantidad.

Tienen raíces extensas

Las raíces de los cactus se extienden para hacerles mantener la estabilidad. Y este es el motivo por el que los cactus no requieren mucha agua de seguido. Cuando a los cactus se los riega demasiadas veces se pudren las micro-raíces que tienen.

Son muy frioleros

En invierno, no hay que regarlos y conviene tenerlos en el interior. Son amantes del sol y del calor extremo por eso las temperaturas bajas las afrontan mal. De hecho, debes saber que sus espinas no son para defenderse de animales, sino para soportar las altas temperaturas, pues son a las que están acostumbrados. Son hojas que han evolucionado para no tener que requerir agua.

Pesan mucho

Aunque crecen muy lentamente, los cactus más grandes pueden llegar hasta los 12000 kilos.

No absorben las radiaciones del ordenador

Aunque quedan muy bonitos en las oficinas o escritorios, la teoría generalizada de que ayudan a eliminar las ondas electromagnéticas es falsa. Para que esto ocurriera habría que poner el cactus enfrente justo del ordenador, entre él y nosotros, porque estas ondas se mueven en línea recta y, aún así, no sería un remedio demasiado efectivo.