4 claves para construir tu propio jardín vertical
19 abril, 2018
Desbrozadoras, cuidado con las que compras
4 mayo, 2018

5 claves para el cuidado de tu hurón

Si hace unos años la idea de tener un hurón como mascota parecía algo desorbitado, ya que contaba con falsas creencias como que mordían constantemente, nada más lejos de la realidad, hoy en día forma parte del hogar de muchas familias, se trata de animales muy cariñosos, juguetones e inteligentes que pronto se adueñarán de los corazones de todos los miembros de la familia. Sin embargo, y debido a no tratarse de una mascota convencional, existe desconocimiento sobre el cuidado del mismo, por ello en este artículo encontrarás las claves para el cuidado de tu hurón.

1. Primer contacto

Una vez te decidas por el hurón que por su apariencia o primera impresión más te ha gustado, el siguiente paso es llevarlo al veterinario para que te informe sobre las vacunas que son necesarias y/u obligatorias. Sobre el tema de la extirpación de las glándulas perianales, debes de consultar con el veterinario. Es muy importante conocer las características de este animal tan especial antes de llevarlo a casa, para no llevarte sorpresas y saber en todo momento todos los cuidados que necesitan.

Lo hurones son animales que pueden llegar a dormir de entre 18 a 20 horas, siendo mucho más activos durante el amanecer y el anochecer. La esperanza de vida de estos mamíferos es de 5 a 15 años, aunque de promedio suelen vivir de 8 a 10 años.

2. Alimentación

Son mamíferos carnívoros, alimentándose en cautividad de pollo o pavo cocinado o latas de comida húmeda especial para hurones que tengan un alto contenido en proteína. Asimismo, también se les puede administrar frutas troceadas que puedan digerir con facilidad. Es importante que el animal tenga siempre comida ya que se van alimentando frecuentemente de pequeñas cantidades, aun así, hay que tener cuidado con las medidas ya que puede comer en exceso y, dependiendo la actividad que tengan, pueden llegar a sufrir problemas de sobrepeso.

3. Elige bien la jaula

Como ya hemos adelantado, son animales muy curiosos y traviesos, por los que ten precauciones a la hora de elegir la jaula adecuada, cuida que los barrotes sean los suficientemente estrechos como para que tu hurón no meta la cabeza y se quede atrapado. También es importante que la jaula sea grande ya que los hurones son muy activos y necesitan correr y tener espacio para moverse.

4. Cama y juguetes

Cómo ya te hemos adelantado, los hurones duermen mucho, por lo que la cama debe ser lo suficientemente cómoda para que se sienta a gusto. El heno debe ser de buena calidad, también puedes utilizar papel triturado o virutas de madera. También disfrutan de paños suaves o cajas de tela donde esconderse y jugar. Es por ello que es importante tener juguetes para que el hurón se divierta como tubos de PVC anchos o telas colgadas en la propia jaula para que jueguen intentando atraparlas. Hay una gran variedad de opciones en el mercado, acércate a una tienda especializada para que te informen y puedas ver in situ las diferentes opciones

5. Limpieza

Para que tu hurón goce de buena salud, la higiene de la jaula es fundamental. Aprenden a usar un baño con arena como hacen los gatos, por lo que es recomendable disponer de uno en la jaula antes de que llegue el nuevo miembro de la familia. La caja de arena que el hurón utiliza como servicio se debería limpiar a diario, ya que por la dieta del animal, sus deposiciones suelen ser muy olorosas.
El hurón tiene un olor fuerte debido a las glándulas antes mencionadas en el apartado de Primer Contacto, lo que quiere decir que siempre está presente, es recomendable preguntar al veterinario sobre la frecuencia de los baños.

Aun así, si decides bañarlo debes de elegir un champú especial para hurones (hay diferentes variedades en las tiendas especializadas), un recipiente adecuado al tamaño de tu mascota donde pondrás agua templada y sumergirás a tu hurón, para pasar a enjabonarlo, para enjuagarlo también con agua templada. Debes secar al hurón o bien con secador a velocidad media y el calor al mínimo para no quemarlo, o bien, si no le gusta el secador, con toallas.